lunes, 25 de marzo de 2013

¿Qué es la dictadura del proletariado y por qué es necesaria?


Sólo con leer el título de este artículo el lector probablemente se haya horrorizado. Es posible que ahora se encuentre tan confuso como indignado. ¿Cómo va a ser necesaria una dictadura? ¿No tuvimos suficiente con 40 años de franquismo que los comunistas quieren quitarnos la poca democracia de la que gozamos? Y sobretodo, ¿porqué habla del proletariado, si este ya no existe? "Que no estamos en el siglo XIX, hombre". Y encima voy y pongo una imagen en la que aparecen mujeres armadas, haciendo clara apología a la violencia. 

Estos comunistas todo lo hacemos mal, hablar de dictaduras está feo, no es comercial. Alguno no querrá ni seguir leyendo. Paciencia: vayamos por partes y expliquemos qué es la dictadura del proletariado y porqué es necesaria. Luego ya que el lector saque sus propias conclusiones.

1- ¿Qué es una dictadura?
A menudo cuando evocamos el término 'dictadura' nos referimos a regímenes en los cuales no hay libertades ni se respetan los derechos humanos. Se trata de países sin elecciones en los cuales el disidente está perseguido a diario. La España de Franco (1939-1975) sería un buen ejemplo de dictadura para la mayoría de la gente.

Los marxistas tenemos otro enfoque en cuando a la definición de dictadura, muy distinto del que acabo de exponer. Dicho esto, por supuesto que somos conscientes de que no es lo mismo un país con elecciones y ciertas libertades que un régimen autoritario. Distinguimos perfectamente entre la España de Franco y la de Rajoy, que no son sistemas políticos iguales aunque se les intenten sacar parecidos (que los hay). Los marxistas, como iba diciendo, vemos la política partiendo de la base de que existen diferentes clases sociales y que estas tienen intereses a menudo opuestos, y es de ahí de donde sacamos nuestra visión de lo que es una dictadura y lo que es una democracia. Pero si vamos a tomar como base para nuestro análisis la lucha entre clases sociales antes habrá que definir qué son exactamente las clases.

Cuando hablamos de clases sociales no nos referimos a pobres y ricos, ni a la clase baja y la clase media, sino a los grupos de personas que se distinguen por su posición en el sistema de producción y que tienen intereses distintos. Hablamos, en la sociedad capitalista, de la lucha existente entre el proletariado (los trabajadores, que no tenemos medios de producción y nos vemos obligados a vender nuestras capacidades laborales al mejor postor) y la burguesía (que posee bancos, grandes empresas, fuentes de materias primas...). El proletariado trabaja para la burguesía, que le entrega un salario para que pueda sobrevivir. También existen otras dos clases "secundarias" que no vamos a tratar: la pequeña burguesía (pequeños empresarios) y el lumpenproletariado (personas marginadas, como un mendigo o una prostituta). El revolucionario ruso Vladimir 'Lenin' explica así lo que son las clases: 
«Las clases son grandes grupos de hombres que se diferencian entre sí por el lugar que ocupan en un sistema de producción social, históricamente determinado, por las relaciones en que se encuentran respecto a los medios de producción (relaciones que en gran parte quedan establecidas y formalizadas en las leyes), por el papel que desempeñan en la organización social del trabajo y, consiguienternente, por el modo y la proporción en que perciben la parte de la riqueza social de que disponen. Las clases son grupos humanos, uno de los cuales puede apropiarse del trabajo del otro, por ocupar puestos diferentes en un régimen determinado de economía social» 
Sé que al lector les parecerán términos anticuados y poco familiares, y también sé que no se suele hablar de burguesía o de proletariado en los medios de comunicación, pero son los que tenemos para analizar la sociedad y son los que voy a utilizar.

Toda sociedad en la que persistan las clases sociales es una dictadura de una clase sobre otra. ¿Entonces la España de hoy en día es una dictadura? ¿La España de hoy en día es tan dictatorial como la de Franco? Los marxistas respondemos afirmativamente a ambas preguntas. Ambos regímenes son dictaduras de la burguesía (recordemos: bancos, oligarcas, grandes empresarios...) sobre los trabajadores. Es decir: la burguesía tiene el poder y lo utiliza para satisfacer sus necesidades de clase para desgracia de los trabajadores. 

La España de hoy en día puede permitirse formas democráticas: elecciones cada cuatro años, cierta pluralidad informativa, cierta libertad de expresión... a diferencia de lo que pasó en 1936, cuando llegó al poder un partido de izquierdas (el Frente Popular) y la burguesía se vio obligada a dar un golpe de Estado para controlar la situación. Lo mismo vimos en Chile en 1973 o en Venezuela en 2002: cuando llega al poder un partido que no se somete a la burguesía esta pone en marcha un golpe e intenta implantar una dictadura represora. Así que si bien todo sistema de clases es siempre una dictadura, en algunas circunstancias se pueden tolerar formas pseudodemocráticas y libres. Distinguimos entre las dictaduras disfrazadas (la España de hoy) y las dictaduras abiertas (la España de Franco). Pero tranquilos: mientras nos sometamos gustosos y sigamos votando a partidos del sistema (PSOE, PP, UPyD...) no será necesaria ninguna dictadura abierta.

En 1919 Lenin escribió la tesis sobre lo que era la dictadura burguesa y lo que era la dictadura del proletariado. Allí dejó una frase, medio copiada al filósofo alemán F.Engels, que merece la pena analizar:
«incluso en las repúblicas más libres hay una dictadura de la burguesía»
Pero, ¿cómo puede ser esto? ¿cómo una república libre puede ser a la vez una dictadura? Lenin se refería aquí a los dos sistemas más "democráticos" de la época: EEUU y Suiza. Explicó que incluso en esos países se producían matanzas contra los obreros que osaban rebelarse, que los huelguistas eran satanizados por la prensa y que allí el parlamento no respondía a la voluntad general sino a la voluntad de banqueros, terratenientes y monopolistas. ¡Anda, igual que ahora! Solo que como hoy en día apenas osamos rebelarnos el Estado se limita a mandar a los antidisturbios para "mantener el orden público". El orden burgués, diría yo. En cuanto al parlamento, ¿acaso alguien duda de que no representa la voluntad popular sino la de los banqueros y la patronal? Tanto PP como PSOE salvan bancos, se someten a ellos y redactan reformas laborales que benefician al patrón y no al trabajador. ¿No es eso una dictadura, al fin y al cabo? Una dictadura disfrazada, claro, una dictadura de una clase (la burguesía) sobre otra (los trabajadores y sus hijos). Lenin dice, con respecto al parlamento burgués:
«Marx ya demostró (...) el carácter explotador de la democracia burguesa y del parlamentarismo burgués bajo los cuales las clases oprimidas tienen el derecho de decidir una vez cada determinado número de años qué miembros de las clases poseedoras han de "representar y aplastar" al pueblo en el Parlamento.»
Decidir cada cuatro años quién nos aplasta. De eso se trata. ¿Es eso democracia para todos? Quizás sea democracia para el banquero que financia partidos y medios de comunicación, convenciendo así al trabajador de que vote a los partidos del régimen, dado que decide con comodidad sobre los asuntos políticos. Pero para mí, trabajador, esto no es una democracia. ¿Qué poder tengo yo? Ninguno. La PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca) ha hecho llegar al parlamento español una propuesta de ley -firmada por un millón y medio de personas- contraria a los intereses de los bancos y que, por supuesto, no va a aprobarse jamás. Vale más el poder del dictador banquero que el de millones de trabajadores. Y con esto queremos decir que existe democracia para la burguesía, que acumula un poder que apenas intuimos, pero dictadura para los trabajadores.

Por supuesto que no todo lo que se hace en el Parlamento está controlado por la burguesía. Hablamos de temas y leyes socioeconómicas que se desarrollan en interés de una clase o de otra. ¿Qué le importa al dirigente patronal que se apruebe la ley del matrimonio homosexual o que los catalanes estudien en castellano? Más bien poco. Además, la burguesía puede permitir algunas leyes que vayan contra sus intereses en caso de que los trabajadores que las reclaman tengan suficiente poder. A veces es mejor embaucar al proletariado con reformas y  mantener el consenso social que provocar un levantamiento. No siempre es productivo sacar los tanques a la calle, de hecho es algo que ocurre en contadas ocasiones y en circunstancias muy especiales.

No podemos entender la noción de dictadura al margen de las clases sociales. Hay una dictadura, sí ¿pero para quién? También hay democracia pero, ¿para quién?. En nuestras sociedades hay democracia para los de arriba y dictadura para los de abajo. El Estado tiene pues una doble función: reprimir a los trabajadores y complacer a los capitalistas. Tal es la imagen que proyectan las leyes que emanan del parlamento. Por tanto el sistema es dictatorial, pero sólo para algunos, y democrático, pero sólo para algunos.

Es obvio que un Gobierno, en un país capitalista, por muy libre que este sea, debe elegir entre gobernar para unos o para otros: no puedes obrar a gusto de todos en una sociedad en la que hay distintos intereses económicos. O gobiernas para una clase o gobiernas para otra. O inviertes en sanidad o privatizas, o rescatas gente o rescatas bancos, o reprimes al trabajador o reprimes al patrón... Por eso los marxistas decimos que las sociedades de clases son dictaduras siempre, una vez más explicitas y otras menos. 

¿Y cómo se llevan a cabo estas dictaduras? Pues con represión policial (hoy poca, dado que la protesta es aún débil), con medios de comunicación que nos someten ideológicamente, controlando el Parlamento etc. Las formas dependen de la situación concreta. Durante una huelga pueden bastar unos cuantos porrazos para evitar piquetes, pero si los trabajadores se organizan y realmente amenazan con tomar el poder entonces es hora de sacar los tanques a la calle. Si los trabajadores votan a partidos burgueses (partidos que legislan a favor de la burguesía) se pueden tolerar las elecciones, pero si estos toman conciencia y votan a partidos proletarios (o al menos a partidos de izquierdas que busquen ciertas mejoras importantes para el proletariado) entonces la burguesía mueve sus hilos y rápidamente se decanta por suprimir las elecciones y establecer una dictadura de corte militar. Ejemplos históricos tenemos de sobra, en todos los continentes y para todos los gustos.

Resumiendo: 
  • Las clases sociales se definen no por su riqueza o por su estilo de vida sino por su posición en el sistema de producción. Hoy, en las sociedades capitalistas, distinguimos principalmente al proletariado (trabajadores) y a la burguesía (banqueros, terratenientes, monopolistas...)
  • Toda sociedad en la que coexisten clases sociales es una dictadura de una clase sobre otra. A veces esta dictadura es abierta y se percibe fácilmente (España de Franco) y otras es una dictadura disfrazada y que cuesta percibir (España de hoy).
  • Para ejercer su dominio, la clase dominante utiliza instituciones represoras (policía, dado el caso ejército...), medios de comunicación y órganos donde se toman decisiones vinculantes (parlamento, Gobierno...).

2- ¿Qué es la dictadura del proletariado? ¿para qué sirve?
Hemos dicho que todos los sistemas en los que persisten clases sociales son dictaduras de una clase sobre otra. Por ejemplo, en el feudalismo los terratenientes ejercían una dictadura (a veces más agresiva y a veces más "democrática") sobre el campesinado. Hoy en día es la burguesía (banqueros, grandes empresarios...) quien ejerce una dictadura -más o menos pacífica y disimulada- sobre el proletariado (los trabajadores, entre los cuales existen diferencias significativas en lo que a nivel socioeconómico se refiere). O sea, que vivimos en una dictadura burguesa.

El lector habrá deducido sin mucha dificultad que la dictadura del proletariado debe ser algo así como lo contrario de la dictadura de la burguesía: la opresión de los trabajadores hacia la burguesía. De primeras suena absurdo: ¿cómo y para qué ibamos a querer ejercer una dictadura sobre la burguesía? ¿pretendemos acaso poner a trabajar a esa pequeña clase social para nosotros tal y como hacen ellos con los trabajadores? Evidentemente no.

Históricamente toda clase social se ve obligada a hacer una revolución cuando el sistema económico no se haya acorde a sus intereses. La burguesía hizo su revolución cuando el feudalismo le impedía desarrollarse. Tuvo que romper con los privilegios feudales, dejar a los trabajadores "libres" para que pudieran ser contratados libremente por el capitalista, construir Estados nacionales sin aduanas incómodas y con idiomas únicos que permitiesen liberar el comercio y hacerlo más fácil etc. En cuanto al proletariado, hace su revolución cuando percibe que es absurdo estar trabajando para que otros se enriquezcan y que una sociedad en la que mandan los bancos y los grandes empresarios no puede ser democrática.

Pero una revolución no es algo sencillo ni pacífico. Es un levantamiento por el cual una clase social derroca a otra. ¿Y qué ocurre cuando la clase oprimida llega al poder? Que se convierte en clase opresora, al menos durante un tiempo. La burguesía formó vastos ejércitos para luchar contra la reacción feudal y para perseguir a sus enemigos. Los reyes, la nobleza y los terratenientes a menudo lucharon ferozmente contra las revoluciones burguesas, como es lógico. El proletariado deberá hacer su propia "tarea histórica": luchar con firmeza contra la  burguesía y tomar el poder político. Una vez en el poder, implantará una dictadura sobre la burguesía agonizante para evitar que esta renazca de sus cenizas. Marx lo explica así:

“El armamento de todo el proletariado con fusiles, cañones y municiones debe ser realizado en el acto; necesitamos prevenir el resurgimiento de la vieja milicia burguesa, cosa que ha sido siempre hecha contra los trabajadores”
Dicho de otro modo: cuando realizan la revolución los trabajadores deben armarse y reprimir cualquier movimiento que pueda representar la vuelta de la burguesía al poder. Por ejemplo, el nuevo poder deberá ser dictatorial contra asociaciones contra-revolucionarias financiadas por potencias como EEUU. Pero a la vez será conciliador y pacífico con movimientos sociales disidentes, siempre que estos no pretendan la vuelta del capitalismo. ¡Es el mundo al revés! Marx sintetiza esta idea con este famoso extracto de su obra Crítica del programa de Gotha
"Entre la sociedad capitalista y la sociedad comunista media el período de la transformación revolucionaria de la primera en la segunda. A este período corresponde también un período político de transición, cuyo Estado no puede ser otro que la dictadura revolucionaria del proletariado”
Entre tanto los revolucionarios crean nuevas formas de organización económica y política, como empresas socialistas, granjas colectivas o asambleas en los barrios. Esta es una de las características de la dictadura del proletariado. 

"La revolución proletaria, dice Lenin, es imposible sin la destrucción violenta de la máquina del Estado burgués y sin su sustitución por una máquina nueva" 

Esta forma de organización social y política en la cual los trabajadores unidos y organizados ejercen una dictadura contra la clase derrotada es de todo menos pacífica. Demos de nuevo la palabra al revolucionario ruso 'Lenin', que vivió la dictadura del proletariado en primera persona:
"La dictadura del proletariado es la guerra más abnegada y más implacable de la nueva clase contra un enemigo más poderoso, contra la burguesía, cuya resistencia se ve decuplicada por su derrocamiento... La dictadura del proletariado es una lucha tenaz, cruenta e incruenta, violenta y pacífica, militar y económica, pedagógica y administrativa contra las fuerzas y las tradiciones de la vieja sociedad"
Querido lector, no te eches las manos a la cabeza. Una revolución no es un juego ni algo romántico, sino una guerra a muerte entre dos clases que se disputan el poder político. La burguesía tampoco tuvo inconvenientes en usar métodos despiadados y sangrientos para conquistar el poder. 

Igual que los ejércitos burgueses fueron fundamentales para mantener a su clase en el poder, así lo será el 'ejército socialista'. Así se expresa el comunista italiano Antonio Gramsci al respecto:
"La dictadura del proletariado debe, por propia necesidad de vida y de desarrollo, asumir un acentuado carácter militar. Por eso el problema del ejército socialista pasa a ser uno de los más esenciales a resolver; y se hace urgente en este periodo prerrevolucionario tratar de destruir las sedimentaciones del prejuicio determinado por la pasada propaganda socialista contra todas las formas de la dominación burguesa."
Se trata de destruir los prejuicios pacifistas y reformistas para hacer posible la revolución, que será violenta pese a quien le pese. Gramsci añade además que la dictadura del proletariado debe realizarse en un contexto disciplinado y con dirigentes firmes:
"Las condiciones reales objetivas en que se ejercerá la dictadura del proletariado serán condiciones de un tremendo desorden, de una espantosa indisciplina. Se hace necesaria la organización de un Estado socialista sumamente firme, que ponga fin lo antes posible a la disolución y la indisciplina, que devuelva una forma concreta al cuerpo social, que defienda la revolución de las agresiones externas y las rebeliones internas."
Esta es la cruda y fría realidad, querido lector. A nadie le gusta la violencia, pero esta es necesaria en ciertos contextos. No podemos esperar que la burguesía, una vez derrotada, se someta pacíficamente y no luche por recuperar su dominio. ¿Alguien se imagina a Emilio Botín aceptando trabajar para el Gobierno revolucionario? No nos podemos permitir pecar de ingenuos en una labor tan crucial como una revolución. No podemos esperar que las potencias imperialistas (como EEUU o Alemania) se queden de brazos cruzados mientras los trabajadores toman el poder en cualquier parte del mundo. Si ni siquiera pueden tolerar la llegada al poder de presidentes reformistas como Chávez o Allende, imaginen lo que harían contra una revolución. 

Los campesinos y los trabajadores rusos debieron aprender a manejar las armas de inmediato para defenderse de los zaristas y de las agresiones de Europa y de Japón. Si hubiesen optado por la vía pacífica jamás habría nacido la URSS. 

Para concluir este punto es necesario volver a recurrir a Lenin, quien en su artículo de 1916 El programa militar de la revolución proletaria escribe lo siguiente:
"Una clase oprimida que no aspirase a aprender el manejo de las armas, a tener armas, esa clase oprimida sólo merecería que se la tratara como a los esclavos. Nosotros, si no queremos convertirnos en pacifistas burgueses o en oportunistas, no podemos olvidar que vivimos en una sociedad de clases, de la que no hay ni puede haber otra salida que la lucha de clases. En toda sociedad de clases -ya se funde en la esclavitud, en la servidumbre, o, como ahora, en el trabajo asalariado-, la clase opresora está armada. (...) Bastará recordar el empleo del ejército contra los huelguistas en todos los países capitalistas."
3- La dictadura del proletariado es la máxima expresión de la democracia
En principio suena contradictorio que una dictadura pueda ser a la vez una democracia. Sin embargo, ya hemos visto que el sistema capitalista es una dictadura para los trabajadores pero una democracia para la burguesía. Esto significa que las instituciones represoras del Estado (parlamento, policía, ejército, tribunales, Gobierno...) se muestran comprensivas y más o menos sumisas ante la burguesía, pero dictatoriales y despóticas ante los trabajadores. Creo que esto, sin ser algo absoluto, está a la vista de todos.

Pues bien; con la dictadura del proletariado se le da la vuelta a la tortilla. Las instituciones represoras del Estado pasan a ser democráticas para los trabajadores y dictatoriales para la burguesía. En las escuelas se promueven ideas acordes al sistema socialista (solidaridad, ciencia, pensamiento crítico...) en lugar de adoctrinar en la competencia y la ignorancia. La policía sigue siendo un órgano que garantice el orden público, solo que ya no actúa como institución represora contra los trabajadores. El parlamento se llena de representantes de la clase trabajadora y no de la burguesía (a la que en todo caso se le niega el derecho de voto). Se crean múltiples asambleas en las universidades, en los barrios y en los centros de trabajo (lo que en Rusia se conocieron como soviets). El Ejército socialista defiende a su país de agresiones externas y está al servicio del pueblo, ya no va por el mundo bombardeando en busca de petróleo y gas sino que protege los logros de la revolución. 

Así que la dictadura del proletariado es como un señor que tiene dos cabezas. Una de ellas es agresiva y malhumorada y mira hacia la burguesía y sus siervos. Otra es democrática y agradable y mira hacia los trabajadores y sus hijos.

Un buen ejemplo de dictadura del proletariado, y ya con esto finalizo el artículo, fue la efímera y famosa Comuna de París.  La Comuna se creó en marzo de 1871 cuando el Gobierno francés se trasladó a Versalles asustado por los ataques prusianos y dejó un vacío de poder en la capital. Entonces la Guardia Nacional, una milicia formada principalmente por trabajadores, tomó el poder junto con su clase social y estableció una democracia. Pero no se trataba de una democracia burguesa, en la que en el fondo gobernaban los ricos y sus ideas, sino una democracia obrera. La guillotina fue abolida, se adoptó la bandera roja en lugar de la tricolor, se crearon asambleas locales, se implantó el sufragio universal, todos los funcionarios (policía incluída) eran revocables de sus cargos, se puso fin al trabajo nocturno y se decretó la separación entre la Iglesia y el Estado.

Aún con todos sus problemas, que no eran pocos, les communards (los comuneros) se armaron de valor y resistieron en el poder más de dos meses teniendo enfrente a una potencia militar que no estaba dispuesta a tolerar aquel "experimento". Los parisinos también se armaron, por supuesto, con fusiles y pistolas. "Aux armes, les citoyens!" (¡a las armas, ciudadanos!)  reza la Marsellesa, y no por casualidad: un pueblo armado es un pueblo respetado. Y la dictadura del proletariado requiere del armamento de los trabajadores, que ya no son trabajadores sino ciudadanos, para resistir contra el enemigo. 

Seguro que el lector tiene poco que objetar a este régimen -si acaso su derrota-, que sería profundamente admirado por todos los revolucionarios hasta el día de hoy. Dudo que alguien se atreva a decir que en la Comuna imperaba un orden dictatorial o que impidiese el bienestar general. De hecho, apuesto lo que sea a que el trabajador español medio estaría dispuesto a vivir en un sistema parecido. Pues bien; veamos lo que dice Engels con respecto a la dictadura del proletariado y la Comuna de París:
"Últimamente, las palabras dictadura del proletariado han vuelto a sumir en santo horror al filisteo socialdemócrata. Pues bien, caballeros, ¿queréis saber qué aspecto presenta esta dictadura? Mirad la Comuna de París: ¡He ahí la dictadura del proletariado!"

35 comentarios:

  1. Un post estupendo. Muy didáctico. Me lo guardo para que lo lean los más jóvenes de mi familia, seguro que les será útil. Enhorabuena por el blog. Te sigo!

    ResponderEliminar
  2. Muy buen artículo amigo, invito a que todos los que no hayáis leído la Comuna de París o Estado y revolución de Lenin lo hagáis, no hay mejor manera de aprovechar el tiempo.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno! Felicidades! Lo deberían pasar a todos los jóvenes estudiantes!

    ResponderEliminar
  4. Por favor, cambie el título. Ese "porqué" va separado si lo que ha querido expresar es una interrogación ("¿Qué es la dictadura del proletariado y POR QUÉ es necesaria?") . Si desea mantenero, la RAE lo define como "Causa, razón o motivo", pero debe ir precedido, obligatoriamente, por el artículo "el" o cualquier otro determinante ("¿Qué es la dictadura del proletariado y EL porqué es necesaria?"). En cualquier caso la forma que ha usado es incorrecta.
    Un saludo,

    ResponderEliminar
  5. Muy bien explicado camarada, te animo a que continues con tu labor!

    Una sugerencia para el mundo blogger es que des la opción de que podamos seguir tu blog y nos salgan tus actualizaciones en nuestros escritorios de blogger, así nos lo harías más sencillo.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. ¡Me ha encantado! Resaltar el carácter didáctico. Me gustaría comentarte una cuestión. Cuando haces referencia al abastecimiento de energía mediante acciones bélicas por el mundo "no va por el mundo bombardeando en busca de petróleo". Estás criticando duramente la preponderancia energética en detrimento de cuestiones sociales. Pero... ¿Qué alternativa sugieres? Evidentemente estoy en contra del militarismo; pero me suena un poco a "autarquía de bloque". Es decir, siempre se ha hablado de que el comunismo, al eliminar o mitigar la competencia, incurre en cierto "ecocidio" (falta de desarrollo en la maquinaria). ¿Cómo abordaría el tema energético un país comunista ante la falta de recursos propios? Me voy un poco del tema, lo sé. Pero me gustaría saber tu opinión.

    ResponderEliminar
  7. No estoy de acuerdo con que la dictadura del proletariado fuera a ser la máxima expresión de democracia, y no me malinterpretes, no creo que estuviera lejos tampoco. Sin embargo opino que esa máxima expresión democrática se daría en el momento en que el estado se aboliera por completo, pues hasta que eso no ocurra habrá poderes que, en mayor o menor medida, más o menos injustos, impondrán contra su voluntad leyes a proletarios que no estén de acuerdo. Mientras exista un poder que se superponga a cualquier otro miembro de la sociedad no existirá ese completo trato de igualdad que debe acompañar a la democracia para que sea efectiva. Mientras ese miembro de la sociedad no pueda tener la opción de librarse del estado y rechazar de alguna manera las imposiciones que no acepta la democracia no podrá ser completamente efectiva. Y no me refiero a casos egoístas, sino a simples disconformidades a las que nadie se podría imponer en un sistema ácrata, como el objetivado por la revolución socialista.

    Por esto igualmente no creo que en una sociedad capitalista exista democracia para la burguesía, lo que existen son libertades basadas en relaciones de poder pero que de ninguna manera se desarrollan de manera democrática alguna, si bien así consiguen muchos de los beneficios de una democracia y más aún.




    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Interesante artículo pero, ¿sufragio universal en la Comuna, no sería sufragio universal masculino, que no es lo mismo, evidentemente?

    ResponderEliminar
  9. Nadie duda de la efectividad de una revolución proletaria violenta, armada, que dé paso a la dictadura del proletariado, siempre que se alcance un gran mínimo de "masa popular" dispuesta a luchar por ello. No obstante, es eso a lo que aspira el proletariado? ¿Le sale a cuento arriesgar su vida, aprender a manejar armas, entrar a formar parte de un ejército, etc, con el último fin de un cambio en las relaciones de poder, que le sea favorable (dictadura del proletariado)? ¿Y quién les asegura que esa nueva relación de poder con el tiempo no se vuelva en su contra y pase a formar parte de la clase baja oprimida (llámalo como quieras) del siglo de turno?
    Yo por ahí no paso. El marcado carácter belicista del texto, donde se presenta la guerra como única posible vía revolucionaria, ensalzado por la ridiculización permamente de la vía pacífica, "prejuicios pacifistas", etc, etc, arrojan a la luz una intención adoctrinadora, en mi opinión, muy visible, pues se niegan otras vías distintas.
    Hoy, si el trabajador asalariado (consumidor) al igual que para la cosecución de la disctadura del proletariado, consigue alcanzar una masa crítica organizada que ejecute estrategias de consumo o no consumo (boicots bien dirigidos) es una arma poderosamente destructiva que, al contrario de la estrategia belicista, deja al enemigo muy debilitado y sin capacidad de contestación violenta, porque queda desarmado (sin un pavo), de modo que no puede contraatacarte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, defender una actitud belicista para conseguir una dictadura proletaria era defendida por LEnin y Marx, en la época de Lenin y en la época de Marx, esta es otra época muy distinta en la que la violencia no tiene cabida. Como en el sistema capitalista, dictadura burguesa, se ejerce violencia de todo tipo, no podemos responder con violencia, no somos iguales, debemos pensar que podemos hacer las cosas de un modo mejor. Hay ejemplos de ello. Años 80 en países del este para derrocar el comunismo, se hizo de manera pacífica, no te digo que no muriese alguien, pero no existía una base violenta del movimiento. Ciertamente pensar que la violencia es la vía, actualmente es pecar de anticuado e ignorante, hay que leer más. La paz es un factor fundamental, porque la violencia solo crea violencia.

      Eliminar
    2. Así que la violencia no tiene cabida... Bien, eso díselo a quien tiene los tanques. Diles tu que quieres tener el poder para defender los intereses de la mayoría y no los de la minoría. A ver si te dicen que no hay problema y que los tanques te los regalan.

      EN ÚLTIMA INSTANCIA, EL PODER ESTÁ EN LA PUNTA DEL FUSIL.
      ¿Quiere decir esto que hay que liarse a pegar tiros así de buenas a primeras? Pues no. De buenas a primeras, ni ellos lo harán ni lo debería hacer el pueblo. Pero ten por seguro que los que tienen el poder, como último recurso usarán la violencia para no perderlo, por lo tanto, el pueblo tendrá que aprender a defenderse.
      Pensar que el cambio de clase en el poder en última instancia es pacífica es pecar de iluso y de idealista.

      Eliminar
    3. Los postureos pacifistas son reaccionarios, ya lo dijo Marx. No podemos pretender tomar el poner con batukadas y buenas intenciones, porque de seguido va a caer un golpe de porra o un disparo.

      La violencia no es deseable, pero es necesaria; y a nosotros, los de abajo, nos han enseñado a ser unos maricomplejines, pero los de arriba jamás han dudado usarla cuando han visto peligrar sus intereses.

      Eliminar
    4. Mira: una revolución en la Europa actual no puede basarse en la fuerza de las armas, sino que debe basarse en lo que se llama guerra propagandística: medios de comunicación, argumentos y ese tipo de cosas. Hay que pensar que la mayor parte de la gente no sabe lo que ocurre y, al vernos dar un primer paso violento, se ponen en nuestro contra. Hay que tener un amplio apoyo popular, que (al haber elecciones) lo más probable es que se vea reflejado en las urnas por un apoyo electoral. Y para eso hace falta hacer una labor pedagógica y además conseguir apoyos en base a dos puntos: la honradez y el proponer políticas en base a los intereses de la mayor parte de la población. Como dijo Alberto Garzón (diputado de IU) en la Sexta noche "mientras ellos tienen a Bárcenas y a Rajoy, nosotros tenemos el ejemplo de Julio Anguita".

      Eliminar
  10. Es increíble, pero acabas de sintetizar en unos pocos párrafos, las ideas esenciales de la lucha revolucionaria. Es muy cierto que, a menudo, el pueblo adoctrinado se queda solo con "dictadura" y no "del proletariado".

    Muy buen texto, lo guardo, que es muy importante crear conciencia de clase y de necesidad de una revolución.

    ¡Un saludo, camarada! Vive la commune!

    ResponderEliminar
  11. Me podrías recomendar un buen articulo sobre la caída de la URSS. Algo si tengo claro el capitalismo a pesar de tantas crisis se niega a dejar de invadir países.

    ResponderEliminar
  12. En la URSS tambien había 2 grandes clases sociales: los miembros del partido y el resto. Y en ese resto había bastante más gente que la "burguesia". Pensar que se puede crear un sistema en el que una clase dirigente vele por los intereses de una mayoria (lease proletariado) es infantil y peligroso. Al final el sistema solo puede ir degenerando y convertirse en dictaduras capitalistas como la China, o monarquias absolutistas como la de Korea-N. Nuestro sistema no es bueno y hay que cambiarlo, pero por dios no elijais a un sistema en el que ni siquiera puedes oir Rock :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no. De hecho, más del 90% de la población adulta era miembro del partido.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  13. Me encanta, y me parece muy divulgativo...ojalá la gente quiera leerlo y razonarlo...

    ResponderEliminar
  14. La máxima expresión democrática sería una democracia utilitarista.

    es.wikipedia.org/wiki/Utilitarismo

    ResponderEliminar
  15. Está bastante interesante el artículo. Sólo tengo 1 matiz / crítica. En el punto de ¿Qué es una dictadura? creo que falta hablar de 2 términos importantes para explicar bien esto:
    "Toda sociedad en la que coexisten clases sociales es una dictadura de una clase sobre otra. A veces esta dictadura es abierta y se percibe fácilmente (España de Franco) y otras es una dictadura disfrazada y que cuesta percibir (España de hoy)."
    Y es la cuestión de la diferenciación entre RÉGIMEN y ESTADO, que son justamente los términos que confunden a mucha gente de izquierdas y al pueblo en general. Y no estoy de acuerdo en decir que una cosa es una dictadura abierta y la otra es una disfrazada. Las 2 son dictaduras para unos y democracias para otros, exactamente igual.
    El ESTADO es un instrumento de control de una clase sobre otra. Tan simple como eso.
    El RÉGIMEN político es el que establece si una dictadura es en régimen democrático (la dictadura se aplica por medios pacíficos, de control de los organismos del estado, de educación ideológica, de los medios de comunicación, etc), y el régimen fascista (la dictadura se aplica por medio del miedo y la represión violenta).

    Simplificando, el estado es "quién" domina, y el régimen es "cómo" se domina.

    Ejemplificándolo en España, tengo entendido que lo dijo Santiago Carrillo durante la Transición: Para que se mantenga el estado debe cambiar el régimen. Cosa bastante criticable, por cierto, si es cierta. O sea, lo que venía a decir, "Para que sigan mandando los mismos, debe cambiar la forma de mandar"

    ResponderEliminar
  16. Es increíble esta izquierda no escarmienta. El comunismo a muerto ,ya nadie lo quiere ,entendido?El comunismo solo trae paro,miseria,hambre,guerra,destruye familias, y países.La exunion soviética un fracaso a lo grande,China un país dos sistema(somos comunista pero viva el capitalismo)Corea del norte son tan felices y viven tan bien que ni se ven gentes en la calle jajaja.Vietnam ni se oye hablar parece que no existe.Cambodja los famosos kemeres rojo unos carniceros que mataron a mas de 4 millones de personas.El famoso pacto de Varsovia (cojunto de países aliados de la exunion soviética)hoy en dia muy felice de haber superado esa etapa sangrienta y opresora de su historia reciente.Cuba el clan Castro y su isla maldita, eldia que los castro desaparezcan desaparece la isla también.Venezuela y su realidad para hacer una película de terror,etc,etc,etc

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Paro en el comunismo? Oiga, no sabía que aquí vivíamos en "comunismo"...
      ¿Venezuela y su realidad de película de terror? hágase un favor y eche un ojo a los índices de pobreza y analfabetismo, por hablar solo de esos dos, de la Venezuela de ahora y compárelos con los de "la época de bien".
      ¿Y sabía usted que en Cuba existe la democracia directa?

      Lea más e infórmese bien, y deje de ver tanta tele.

      Eliminar
    2. Y sobre guerras y destrozar familias parece que se olvida usted de lo que hicieron los "democratizadores" del "mundo libre" en Vietnam, Afganistán, Irak, Sudán, Somalia, Libia, Burkina Faso, Mali, Panamá, por no hablar de la financiación de golpes de Estado y ayuda logística, económica y militar a regímenes totalitarios fascistas como el de Pinochet en Chile, el de Videla en Argentina, el de Somoza en Nicaragua, o la colaboración con las petromonarquías feudales de Arabia Saudí, Qatar o Bahréin...

      Eliminar
  17. Me considero de izquierdas y sin embargo no puedo estar en absoluto de acuerdo con este texto demagogico y simplista... De el se extrae que lo unico malo de la dictadura y de la opresion es que no somos los trabajadores los que estamos en el lado fuerte de la balanza...me repugna esa forma de pensar. Yo odio la opresion y la violencia en cualquier caso.
    Las ideas que se extraen de este texto son contrarias absolutamente a la democracia y por lo tanto no puedo apoyarlas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces no has entendido bien el artículo.

      Eliminar
  18. "La dictadura del proletariado es la máxima expresión de la democracia"

    Bueno...la máxima expresión de la democracia sería una democracia radical donde NADIE tuviera ni la más mínima oportunidad de suplantar la voluntad de la mayoría, libremente expresada y con poder para imponer las decisiones de forma pacífica.
    Donde hay violencia no hay democracia.

    "un pueblo armado es un pueblo respetado"

    ¿Como en USA? Millones de armas en manos de la gente, y un capitalismo salvaje que se enriquece vendiendo armas dentro y fuera de USA.
    Un pueblo armado puede ser, tambien, un pueblo masacrado.

    ¿Qué tal si nos ponemos a inventar y buscamos otra cosa donde los dictadores, simplemente, no puedan aparecer?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que eso que dices al principio es precisamente la dictadura del proletariado, en términos marxistas.

      Y, en cuanto a EEUU, es un pueblo alienado y en el que los obreros no tienen ningún poder sencillamente porque han sabido ganar la guerra propagandística.

      Por cierto, lo que dices al final parece ser una prueba de que no has entendido bien el post. Te recomendaría que volvieses a leerlo.

      Eliminar
  19. Excelente artículo, aunque se queda corto. Las "dictaduras encubiertas" burguesas, a menudo calificadas de democracias, no son, técnicamente hablando, dictaduras. El término "dictadura de clase" es un término difícil de entender y que, al parecer, no define bien el sistema. Es mejor hablar de "status quo de clase" o de "gobierno de clase". Y además falta otra cosa para definir bien un sistema: la democracia interna. Se pueden trazar dos ejes respecto a cualquier gobierno en base a si los gobernantes son electos y de qué forma (así tendríamos sistemas por sufragio y por nacimiento [con diversas gradaciones dependiendo del tipo de sufragio y de esas cosas]) y en base a qué intereses defienden (si los de todos o los de una élite). En el caso de la "dictadura encubierta burguesa" sería por sufragio y defendiendo los intereses de una élite (burguesía), un tipo de sistema que se conoce técnicamente hablando como plutocracia. En cuanto a una "dictadura" comunista, sería por sufragio (total o parcialmente democrático, dependiendo de otros parámetros), y defendiendo a los intereses de todos (trabajadores, las élites burguesas huyen cuando se dan estos sistemas).

    ResponderEliminar
  20. Qué manía tiene la izquierda, en concreto el comunismo, de salvar a la pobre Humanidad que vive en su oscuridad. Y qué manía de explicar el mundo de forma maniquea: la burguesía es mala, el proletariado es bueno. Vamos a intentar obviar los evidentes cambios que se han producido en el mundo y en España desde que se formuló esta terminología. Mire usted, yo soy de los que llama proletario, no tengo acceso a medios de producción, trabajo por un salario, vivo razonablemente bien, he cambiado de trabajo alguna que otra vez, también he catado el paro; me gusta salir, bebo cerveza, hablo de lo que quiero y con quiero, leo la prensa y libros...en este momento, de verdad, se lo agradezco, no necesito que me adoctrinen sobre la lucha armada para escapar de la tiranía en la que estoy inmerso sin saberlo. Además, tengo un hijo, está estudiando, va a montar una empresa. Ya ve, "vivimos en una dictadura burguesa", pero nadie impide a un hijo de proletario adquirir posesión de bienes de producción. Tal vez le vaya bien, amplíe la empresa, dé trabajo a gente y la esclavice de paso, según su polillesca visión decimonónica de la sociedad¿no nos pueden salvar en otro momento? Pasamos por alto algunos disparates tales como que, igual que ahora, "se producen matanzas contra los obreros que osan rebelarse, y que los huelguistas son satanizados por la prensa". ¡Ah, no! ¡Que no dice que eso ocurra! ¡Sólo que ocurriría si la gente se rebelara más!. A lo mejor la gente no se rebela más, o se rebela lo justo, porque está muy ocupada y viviendo la vida normal, no tan tiranizada como a ustedes les gusta imaginar. Lo más asombroso es que, cada cosa horrible que hace esa burguesía que usted critica, la multiplica por mil cualquiera de los estados comunistas que en el mundo hayan sido, así que no sé cómo se atreven a dar lecciones de lo que habría que hacer. Habla usted de dictaduras de corte militar...no me tire de la lengua, no me tire. SIguiendo el hilo, vigile las faltas de ortografía, ("se haya acorde a sus intereses"). Su visión de la historia y la ruptura del feudalismo está tan superada, incluso en la propia historiografía marxista, incluso en Annales, que parece que estamos leyendo un texto de la Unión Soviética de 1923. Continúa usted con las sempiternas invitaciones de Lenin y Marx a la violencia. Figúrese bien que habla de prejuicios pacifistas...¡qué cerca están siempre los extremos, pues esta misma expresión la usa Falange! Incluso el filósofo Ortega coqueteaba con el término, en "La rebelión de las masas",pero siempre de un modo mucho más sofisticado que la pamema maniquea comunista, y de ahí que alguno le tilde de fascista. Si usted cree que, en la España de 2014, o en la de 2010, vive tan aplastado por una feroz dictadura burguesa que le ha aniquilado material y espiritualmente, hágame caso y váyase a vivir a otro país, preferiblemente comunista. No es justo que meta usted en una lucha armada a cientos de miles de ciudadanos pacíficos que estamos razonablemente satisfechos con nuestra mediocre existencia, que no nos damos cuenta porque somos imbéciles, como dice Pablo Iglesias, (por cierto, revolucionario de pacotilla). Váyase a darse mamporros, ya que tanto añora la lucha. Habla usted de los communard parisinos, y dice "aun con todos sus problemas, que no eran pocos...". Le copio la frase: nosotros, en nuestra feroz dictadura, también tenemos no pocos problemas, como la corrupción, (por cierto, contra la que actúan los jueces burgueses, no lo comprendo). Mientras, le cito otras dictaduras del proletariado: Camboya, Corea del Norte, la Unión Soviética de Lenin...no le cito Cuba, o Venezuela, porque ya sé con qué me van a salir, pero créame que usted desearía escapar de ese paraíso proletario si viviera allí. La misma Revolución Francesa, la que degollaba a las amigas de María Antonieta en presencia de la reina, es un magnífico ejemplo primerizo de dictadura del proletariado, (antes de que todo cambiara para seguir igual).

    ResponderEliminar
  21. Estimados hermanos marxistas, comunistas: Tengo una pregunta para todos mis hermanos, como vamos a hacer en paises donde los pobres no tienen tanta educacion, e informacion sobre la political en general, sobre el marxismo. Y donde los partidos marxistas son tan debiles, y donde literalmente casi no hay partidos marxistas disponibles para los pobres. Y los unicos partidos que existen son los partidos social-democratas reformistas? Gracias, y que tengan buen dia. Un saludo marxista !!

    ResponderEliminar
  22. Saber leer implica entender lo que se lee. Hace falta.

    ResponderEliminar
  23. Me escandaliza bastante que un marxista diga que en España hay matanzas de obreros por parte del Estado. Antes, el marxismo partía de analizar la realidad, con mayor o menor acierto. Ahora, por lo visto, parte de pasarse por el forro la realidad. Pues así nos va.
    Para mí, no hay verdadera democracia no por las sandeces que dices, sacadas de Lenin (de Lenin!!!) sobre la Rusia de 1905. Es que es de chiste. No hay democracia, simplemente, porque el capital está por encima de la sociedad. Y punto. Y esto ocurre con Estado y sin Estado, pero el Estado es la forma de legitimar y facilitar este fenómeno. Y cómo se demuestra que el capital está por encima de la sociedad? Pues muy fácil. Has oído a los empresarios decir que hay que bajar los impuestos porque sino no se invierte? Pues es verdad. Así funciona esto, porque el capital busca siempre rentabilidad, y obviamente los impuestos, o los salarios, o los derechos laborales en general, son un obstáculo. Y como en la sociedad, la riqueza y el trabajo dependen de la inversión, resulta que la clase trabajadora está sometida a los grandes inversores, que es lo que nuestro ministro llama "los mercados". O es que no le has oído hablar? Está todo el día "los mercados quieren esto, los mercados quieren lo otro". Pues por eso no hay democracia, y ya está, déjate de matanzas de obreros del siglo pasado, hombre.

    ResponderEliminar
  24. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  25. Más que una dictadura del proletariado para la soluciòn de problemas, debe entenderse la inclinaciòn del hombre hacia las malas pràcticas llàmense èstas: codicia, engaño, traiciòn, ambiciòn etc. Dichos vicios sòlo pueden ser cambiados genuinamente por Jesùs, el Cristo.

    ResponderEliminar