domingo, 24 de marzo de 2013

La mujer y el espacio público


Viajo todos los días en tren y últimamente me he estado fijando en algo curioso. Los hombres, prácticamente sin excepción, viajan espatarraos, con las piernas abiertas y cómodos mientras que las mujeres, también prácticamente sin excepción, viajan apretujadas y con las piernas juntitas. ¿Y a qué se debe esto? me pregunté mientras comprobaba que yo también estaba espatarrao para desgracia de mi compañera de viaje. ¿Porqué los hombres ocupamos con tanta arrogancia los asientos del tren? ¿Porqué las mujeres van con las piernas juntas? ¿Es esto una actitud machista o es una tontería sin importancia?

Entonces recordé a una amiga del instituto -que por cierto hace mucho que no veo- que solía sentarse con las piernas abiertas, como si fuese un hombre. Recuerdo que al verla yo pensaba que era una marimacho (una mujer con atributos masculinos) y que era algo que realmente me molestaba. Mi inconsciente masculino se indignaba. ¿Quién coño se cree para ocupar así el espacio público? ¡Siéntate bien, mujer! ¡No ocupes MI espacio!

El lector machista ya estará esbozando una sonrisa irónica pensando en lo absurdo que es siquiera fijarse en cómo las mujeres ocupan o dejan de ocupar el espacio público. La mujer machista dirá que sentarse con las piernas juntitas en el tren es una actitud femenina y que aquí el patriarcado (la dominación masculina) no tiene nada que ver.

Pero antes de nada definamos qué es el espacio público. El mundo se divide en espacios privados y espacios públicos. Los primeros corresponden a lo íntimo, sitios donde estás o sólo o con personas de confianza, donde no hay reconocimiento social. Por ejemplo: la cocina, tu casa... Los segundos son espacios de socialización, donde vas a relacionarte. Por ejemplo: el salón, la plaza del pueblo, el bar... En las sociedades patriarcales (es decir, en las sociedades en las que los hombres acumulan más poder que las mujeres)al hombre le corresponde el espacio público y a la mujer le corresponde el espacio privado. Lo que no quita -lo digo antes de que salte el típico listillo- que un hombre pueda cocinar o que una mujer pueda estar en un espacio público. No se trata tanto de que estén presentes o no -que también-, sino de la manera en qué lo están y de cómo esto se percibe en la sociedad. Vamos con algunos ejemplos que ilustren al lector despistado.

En la película Trouble with the curve -que por cierto es malísima- la protagonista, hija de un famoso ex-jugador de béisbol, va a un bar para pasar el rato tras un duro día de trabajo. Como es una mujer misteriosa, fuerte y atractiva, va y se pone a jugar al billar deleitando al espectador con posturas sensuales. ¡En un bar de hombres, rodeada de tíos! Debe de estar loca. Es la única mujer visible del establecimiento, pues las otras deben de andar escondidas entre las mesas del fondo. No tarda en recibir miradas de curiosidad y otras tantas de interés sexual. Pronto su padre -Clint Eastwood- le pide que se marche, a lo que ella -una chica rebelde- se niega. Un hombretón barbudo y con camisa de cuadros se acerca a ella y le pide -más bien parece que se lo exige- que eche una partida con él. Como es obvio, el hombre intenta ligar con la pobre y ahora no tan fuerte chica y termina por forzarla. "Se lo merece por poner esas posturitas, ¿qué esperaba?". Afortunadamente Clint Eastwood se acaba su cerveza rápido y la salva. Justin Timberlake termina la faena golpeando al tipo. Menos mal que hay hombres de verdad, de los que protegen a las mujercitas de otros hombres. Pero el caso es que la chica aprende la lección: el espacio público -el bar- es de los hombres, y si vas atente a las consecuencias. Listilla.

Veamos otro caso en el que el espacio público es monopolio del hombre.

Si tienes pueblo, puede que comprendas bien el siguiente ejemplo. Me refiero a esos pueblos que parece que siguen en el siglo XIX, no a esos otros que tienen discotecas y supermercados. Yo no tengo pueblo, soy de ciudad y no he tenido la oportunidad de comprobar cómo actúa el machismo en ambientes rurales. Por suerte Pierre Bourdieu si lo tuvo. Él es un sociólogo francés al que admiro profundamente y que murió en 2002, hace tan sólo 11 años. Pero es de esas personas que da igual que mueran porque ya han dejado un legado precioso a la humanidad. El caso es que dos años antes de morir escribió un libro DE OBLIGADA LECTURA títulado "La dominación masculina". 

En esta obra Bourdieu recuerda un episodio que ocurría todos los años en su pueblo durante las matanzas de cerdos. Los hombres, armados con palos y cuchillos y de una forma -imagino- bastante ridícula, perseguían a los cerdos y les mataban para más tarde comerselos. ¿Y para qué cazar un cerdo que tienes en un corral y al que podrías matar tranquilamente? Es que los pueblerinos, nos cuenta el autor, tenían que mostrar su virilidad llevando a cabo un espectáculo en el que se mezclaban la fuerza, la resistencia (aunque dudo que los cerdos sean demasiado rápidos) y la sangre. Mientras, las mujeres miraban. Los hombres traían al cerdo a la plaza pública, donde los niños y las niñas les miraban y admiraban. Algunos iban descamisados mostrando sus musculos y su vello corporal, y los que no participaban eran maricones y no merecían ningún respeto masculino ni ningún interés femenino. Allí, en la plaza del pueblo, estos machotes degollaban al animal y lo llenaban todo de porquería: la sangre, el barro y el sudor chorreaban por el suelo. Alguien tendría que limpiarlo. Mientras, las mujeres aplaudían entusiasmadas en su rincón. A ninguna se le hubiese pasado por la cabeza siquiera preguntar si podía participar en el ritual. Habría quedado como una marimacho que nadie querría follarse y que moriría soltera. Y eso no. 

Una vez que los hombres habían mostrado su virilidad en el espacio público (la plaza), delante de todas y todos, se iban a tomar unas cañas al bar. Tenían que descansar de sus hazañas y refrescarse un poco. Como los sindicalistas al final de las huelgas. Entonces le tocaba a la mujer hacer su trabajo: limpiar la plaza, destripar al cerdo, trozearlo y cocinarlo. Seguro que es una tarea que al lector no le parecerá muy noble. Todo esto se hacía en la intimidad, sin la admiración de nadie y sin reconocimiento social alguno. El hombre demuestra ser un hombre en el espacio público y la mujer demuestra no ser nadie en lo privado. Durante la comida no se habla de lo bien que han fregado la plaza o de lo bien cocinado que está el plato, sino de lo espectacular que fue la "cacería". "Ni que fregar o cocinar fuesen cosas admirables, hombre". A la mujer se le niega el espacio público -no físicamente, claro- y se la relega a lo privado. Se le priva de lo noble y se le otorga lo feo, lo que nadie aprecia. Me recuerda a cuando mi madre me preguntaba si me creo que las tareas del hogar se hacen solas. Es que jamás les había dado importancia a esas tareas -que yo jamás iba a hacer-, sino que prefería admirar al amigo futbolista o al padre fuerte y valiente.

Vamos con el último ejemplo, esta vez mucho más común -prácticamente cotidiano- y abstracto. Hablamos de aquellas situaciones en las que, simplemente, un grupo de chicas y un grupo de chicos se juntan para hablar, comer, o lo que sea. Una reunión de amigos, una quedada en el parque, una charla en los pasillos de la universidad o del trabajo... sencillamente un encuentro rutinario en un espacio público y que no conlleva connotaciones sexuales (como podría ser una fiesta). A no ser que el lector sea un ermitaño o una persona totalmente anti-social, es imposible que no haya vivido una situación así alguna vez.

¿Y qué observamos cuando un grupo de machos se junta con un grupo de hembras en un espacio público? Que los primeros sienten la necesidad de ser protagonistas, de "dar la nota", de llamar la atención. Me comentaba una amiga hace unos meses que ella jamás se emborracharía porque emborracharse y hacer el loco "no es de señoritas". Lo dijo con esas palabras exactas. Esta chica, como imagino que ocurrirá con otras, no desea dar la nota ni ser el centro de atención del grupo (a no ser que este la mire por su atractivo físico). Tengo otra amiga, que es a su vez amiga de la "señorita" de la que acabo de hablar, a la que no le importa en absoluto emborracharse y ser el centro de atención. Entre nosotros solemos comentar que es poco femenina, una "marimacho". 

Las mujeres deben ser tranquilas y no llamar demasiado la atención, a no ser que esta provenga de sus atributos sexuales. La mujer debe ser discreta y relativamente correcta; no meterse en líos en los espacios públicos, no pegarse (¡por Dios!) ni beber más de la cuenta. Si es activa y arrogante entonces deja de ser mujer. El hombre es quien debe sentirse cómodo en los parques, en las aulas y en las reuniones de amigos. Debe demostrar que es activo y no pasivo, que es él quien hace reir y no quien se ríe (el 97% de las bromas entre hombres y mujeres las realiza el hombre), quien toma la iniciativa y decide hacer una locura (como lanzar una botella de cristal a una farola o ponerse a bailar en medio del metro). Parece un escrito de la Falange en los años 1930 pero es la realidad "oculta" de nuestra sociedad patriarcal.

Si el lector ha llegado hasta aquí es posible que esté pensando que todo esto son una sarta de tonterías, de generalizaciones de un feminista extremista que ve machismo donde no lo hay. También es posible -espero que sea el caso mayoritario- que se pare a reflexionar sobre todas esas pequeñas cosas que nos parecen naturales y lógicas pero que ocultan la dominación del hombre sobre la mujer.

Los ejemplos que he puesto no son hechos absolutos. Todos conocemos a una chica que se comporta "como los chicos" y a un chico que se comporta "como las chicas". El tema es muy complejo y daría para escribir un libro más largo que El Capital. Yo me he limitado a esbozar algunas ideas que puedan interesar a quienes creen en la igualdad de género.

67 comentarios:

  1. Pues serás tú,yo soy hombre y en los espacios públicos me comporto como tal,es decir,respetando los espacios vitales de los demás y haciendo q se respete el mío. También ves chicas sentadas a lo indio ocupando más sitio del q les corresponde,o sentadas en el suelo (sin ser obligadas x ningún hombre) en sitios donde no deberían. Ser maleducado, o no, no depende sel sexo,no todos los hombres somos maleducados...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si lo has entendido. El chico del artículo habla de generalidades, no niega que haya excepciones, y tú sólo has dicho que hay excepciones.
      Se ve claramente cómo te has puesto a la defensiva:
      "Pues serás tú"
      "También ves chicas sentadas a lo indio ocupando más sitio del que les correponde"
      "o sentadas en el suelo (sin ser obligadas por ningún hombre) en sitios donde no deberían."
      "No todos los hombres somos maleducados..."

      Creo que debes tomártelo de otra forma, si ves que haces alguna de estas cosas, simplemente relfexiona para ver si es correcto lo que haces o no. Si cuando te sientas, ocupas más sitio del delimitado para ti, intenta cambiarlo, porque decir que ellas también lo hacen no te libera de la responsabilidad. Como tú has dicho "Ser maleducado, o no, no depende del sexo".

      Eliminar
  2. Yo creo que es una cuestion de educación y respeto hacia los espacios ajenos.

    ResponderEliminar
  3. Realmente da mucho que pensar. Lo triste es que hemos normalizado tanto estas situaciones, que todo lo que vaya encontra de lo ya establecido, esta condenado a llevar el adjetivo de locura, o intranscente, o locura absurda y rebeldía por aburrimiento o por afan de llamar la atención. A mi me has llamado la atención, y eso es grande, grande es dar que pensar en una sociedad aborregada. Soy una marimacho... o lo fui, y algunas cosas las veo y otras no, me sumo al rebaño bien dominado, por lo que una inyección de "rebeldía" me viene muy bien. Gracias por tu pensamiento hecho articulo.

    ResponderEliminar
  4. Ah,y las tradiciones de los "pueblerinos",como tú los llamas,tampoco tienen q ver con el sexo,solo con tradiciones absurdas (q,al ser tradiciones,son costumbres de hace muchos años y en las q sí se refleja el machismo antigüo y es q todo lo q suponga no evolucionar,de manera intencionada, es absurdo) q nada tienen q ver con los hombres y mujeres q se han criado en los tiempos "modernos" y q,x lo general,en su mayoría, no participan en este tipo de actos ni los contemplan como ejemplos de la dominación masculina (más bien reflejan el ridículo del macho antigüo en la sociedad actual y así son apreciadas por muchos de los q tu calificas como machistas x el mero hecho de no sentarse con las piernas juntitas...)
    P.D : un cerdo puede alcanzar velocidades de 40 km/h,acelerando muchísimo más deprisa q un humano (como la mayoría de los hervíboros,q basan su supervivencia en los movimientos explosivos, una gran aceleración y agilidad,no pudiendo mantener el esfuerzo por mucho tiempo...)
    P.D II: nótese q "mayoría" en ningún caso implica "totalidad"

    ResponderEliminar
  5. Venga ahora todo es machismo... No se quien ha escrito esta mamarrachada por que no tiene otro nombre, ahora si no le abres la puerta a una mujer como en los 80 tambien es machismo? Si coges un taxi, por ejemplo, antes que una mujer y no se lo cedes tambien es machismo? Ya que va a ser esto? Ahora si mañana me encuentro a una mujer por la calle y me pide dinero y no se lo doy ¿va a ser machismo tambien? Dejad de decid estupideces y tonterias y prestad atención a otras cosas más importantes que la forma de sentarse de un hombre por que si nos ponemos asi, ¿por que las mujeres entran gratis a todas las discotecas y los hombres no? eso no es hembrismo? no me fastidieis vamos. Gente que escribe tonterias como estas deberia de leer más, por que lo único que tiene esto de interesante es la prosa, por que la información es un asco.

    PD: Al autor/a, le recomiendo que salga un poquito a la calle y vea que en el siglo 21 hay más hembrismo que machismo, y otro consejo es que escriba acerca de lo expuesto anteriormente de por que las mujeres no se quejan de entrar gratis a las discotecas tanta igualdad que quieren.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted le recomiendo que lea un poquito más de género y después vuelva a salir a preguntarle a las madres solteras, a las mujeres que ganan menos que un hombre por un trabajo igual, a las mujeres que las violan por salir con una "falda muy corta", a las mujeres que nos llaman putas por ser libres, etc, etc, etc, luego venga, a ver si sigue diciendo que hoy hay más "hembrismo" que machismo. Si así fuera en mi país no habría tantos femicidios, si fuera así en las pautas publicitarias no se usaría el cuerpo de la mujer como objeto, tampoco sería ilegal abortar, en las películas las mujeres no saldrían reproduciendo estereotipos patriarcales, si fuera una sociedad "hembrista" eso le pasaría a los hombres (y sería una desgracia también, por eso se trata de igualdad). Y claro que preocupa lo que dijo el papa y las manifestaciones sexistas y machistas más graves, pero este artículo claramente habla del micromachismo, que también es preocupante porque es parte de la violencia simbólica que es lo que mantiene la paradoja de la doxa, si no sabe que es lea a Bourdieu, lectura obligatoria.

      Eliminar
    2. Mire señora mia, le recomiendo ya no leer, puesto que está usted curtida en mil batallas con respecto al dicho tema, pero si le recomiendo que por favor mire a su alrededor y vea sin la venda que tiene puesta en los ojos la realidad, en proporcion más mujeres que hombres poseen un puesto de trabajo sólo por el mero hecho de ser "agraciada" con lo que conlleva su inéptitud ante la realización de dicho trabajo, trabajo que conservan gracias a lo antes citado, pues si dicha ineptitud fuese de un hombre ya estaría fuera, el servcio de atención al cliente sólo contratan mujeres por ejemplo y eso es hembrismo, en los hoteles para recepción cuantos hombres en comparación de mujeres se situan en ese puesto? En los centros de estética, cuantos hombres hay trabajando? porque? pues porque solo buscan mujeres, y le puedo asegurar que hay muchisimos hombres que estudian estética y tienen que formarse de otra cosa puesto que como usted dice está estereotipado y ya no es que ganen menos que las mujeres, es que no ganan nada, hembrismo, podría seguir con todos estos ejemplos pero espero haya captado mi postura, ya que con mi anterior escrito no lo ha hecho, tambien decirle que si son usadas por dichas pautas publicitarias y patriarcales, por que se prestan ha hacer el anuncio? Eso es lo que deberia de haber pensado antes de haber escrito de la forma en que lo ha hecho porque dentro de todo ese vocabulario técnico que ha usado para intentar confundir, no ha dicho nada que no se haya dicho en opiniones anteriores, se dejan hacer por que a ellas les da la gana y es muy bonito salir en la tele y entrar gratis a los sitios, señora mia aceptar eso, es degradarse ella misma pues nadie la esta obligando a aceptar dicho "contrato social",pues existe la opción de negarse. Dicho esto, y le vuelvo a repetir que no estoy en contra del feminismo, y siento mucho que violen a mujeres y las maltraten, entendiento maltratar tanto física como psicológicamente,pues eso demuestra lo poco hombre que es, al igual que tambien condeno las mamarrachadas que hacen algunas mujeres por seguir manteniendo la custodia de niños que ni quieren solo para seguir sacandole la manutención sabiendo que la ley las favorece, que esto tambien es un tipo de microhembrismo querida amiga por si no le interesa. Terminando con mi respuesta quiero darle las gracias por aconsejarme la lectura de este "padre de la sociedad moderna" tal y como me ley hace tiempo durante mi carrera como psicólogo y recomendarle que lea al padre de la psicologia el Sr Freud, y preste atención a las "clausulas" que se aceptan por ejemplo al aceptar, tal y como he expuesto antes, por ejemplo una entrada gratis a cualquier local sin una imposición de fuerzas mayores, eso si que deberia de haberlo leido usted antes de exponer todo esto, lealo para usted es urgente. Un saludo

      Eliminar
    3. A ver listito, si las mujeres entran gratis como tu dices en las discotecas, no es hembrismo, que ni existe la palabra, es MACHISMO, lo mismo que el que contrata sólo a mujeres para su negocio de cara al publico o de lo que sea, es MACHISMO, pues segun esa persona, las mujeres solo tienen que estar en puestos que se las vea para hacer bonito.

      Eliminar
    4. Exactamente, que las mujeres entren gratis a la discoteca es MACHISMO, porque son el "cebo" para que vayan los hombres, no me apetece rebatirte los demas ejemplos de "hembrismo" pourqe son de risa XD

      Eliminar
    5. Me ha gustado el artículo porque también me había fijado en esta actitud, quiero suponer que inconsciente, de los hombres al ocupar el espacio en el transporte en detrimento de las mujeres que procuran ocupar su lugar (entiéndase en el sentido espacial). Me parece, como a las otras personas que han respondido, increíble que se considere hembrismo la utilización como reclamo de mujeres por hombres dentro de la sociedad patriarcal en que vivimos. Un asco.

      Eliminar
    6. Mensaje para Jesus Sugry:
      No pensaba responder, porque veo una gran defensiva machista en tu discurso y cuando alguien está en ese estado es imposible discutir. Pero como psicóloga, he tenido que leer lo del Sr Freud y casi me da algo.
      Es cierto que Freud es el padre de la psicología moderna, sólo en parte. En primer lugar, él NO era psicólogo, sino médico psiquiatra, por lo que sólo trataba con personas ENFERMAS, no personas sanas. En segundo lugar, su contexto histórico y su situación familiar le llevan a formular explicaciones universales ante problemas estrictamente occidentales de la época; Freud vivió en plena época victoriana, posiblemente la época más represiva, machista, misógina y devastadora para la psique humana que ha existido. Odiaba a su madre con toda su alma desde que era pequeño, y me atrevería a decir que este podría ser un buen motivo para algunas de sus "teorías", como el famoso complejo de edipo.
      Si de verdad eres psicólogo y ejerces como tal, no me juegues la carta de Freud anda... que es como cuando un ignorante dice "y si las mujeres son tan listas, por qué no hay grandes científicos mujeres"... No te avergüences a ti mismo...
      Si en vez de ponerte a la defensiva, luchas con todas tus hermanas y hermanos por un mundo igualitario, las opresiones que sufrimos unas y otros tendrán que desaparecer. Pero para ello, primero debemos desechar los "privilegios" que el hetero-patriarcado pone ante nuestros ojos para que no veamos la verdad: que todas y todos estamos en dominación.
      Recuerda: varón bonito es el que se cuestiona sus privilegios.

      Eliminar
    7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    8. Sr, Sugry: no se amilane ni se deje avasallar por tanto sapiencial (se piensan), pues tiene todo el derecho a ejercer su idea como considere, siempre que sea bajo la premisa de la educación, aún a veces nos veamos arrastrados por en fragor de la idea y este nos lleve a utilizar acepciones no registradas por la RAE, lo que no significa no se puedan decir para entenderse de forma coloquial; pero ya sabe: ten un desliz y te azotará lo solemne, por lo que hay que responder con solemnidad, verdad? Más por esa regla de 3 (la de la egregia palabra argumenta la solemne sapiencia) nada habríamos avanzado en el lenguaje, no le parece...?, y seguiríamos -consecuentemente- hablando el semítico o arameo de antes de Cristo. Claro pero la RAE tiene vida, y todos los años de los miles de barbarismos populares..., vocablos como "hebrismo...", les sacan lustre y a los de mas esplendor les categoría de uso académico, por lo que Sr. Sugry, estoy de acuerdo si al caso de la gratuidad de la mujer en la discoteca pudiera ser susceptible de hembrismo, por que aún una utilización machista para el machismo, acaso la mujer es consciente de ello y esta lo utiliza más villanamente, por que en cierto grado esta vendiendo su sonrisa, y ese gesto no es de un macho, es de una hembra para atraer al incauto machista. . Aún debo reincidir, pues acaso era la esencia, la pretensión nuclear de esta nota: conteste como le apetezca para decir lo que piense, tiene el derecho de exponer su pensamiento así amablemente, con severidad o la acritud considere su punto de vista al respecto; mas hágalo siempre con el respeto lo ha hecho y no como así lo hacen esa troupe feminista que reivindica unos derechos pretendidos (que no legislados) con sus tetas colganderas al aire y pintarrajeados sus pellejos con ciertos lemas, pero en los sitios de culto para j...der más la marrana, tocar un poco más las p...tas a los que a sus derechos apara la legislación vigente, la que contempla que estos sean respetados y se hagan respetar, algo que se pasan por el arco del triunfo, diga la ley lo que diga: "Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia." . Derecho al culto, dice el articulado, y a sus lugares sagrados del que son partícipes la mayoría de españoles bajo el derecho les otorgan las leyes recogidas en la carta magna española, como hemos podido leer, pero acaso de lo que estas vociferantes maleducadas parecen no saber nada, a tenor de como exigen sus derechos, pisoteando los de los demas y que en absoluto en nada respetan ni a su propia premisa conceptual, por lo que: "en boca cerrada no entra...", como así < tetas respetuosas nunca ofenden>, es así que estas ínclitas de las tetas al aire mejor pretendienan los suyos (sus derechos), reclamados con mas recato, respeto a los demás, o en todo caso que se vayan a la sinagoga de la M-30, seguro que tendrían mas notoriedad, incluso hasta mundial, pero para eso hay que tener mas redaños de los que se piensan tienen. Dejo expedito el terreno, por lo que podrán llamarme machista cuantas veces quieran, paro lo mismo que existe el machiso, ahí está el "hembrismo", el hembrismo interesado de discoteca y otros asuntos mas inconfesables .

      Eliminar
  6. Muy interesante. yo comparto tu visión. Es.más, te diré que estudié en un colegio de monjas y allí nos enseñaban que las señoritas se sientan con las piernas cerradas. Espatarrarse es de prostituta (literalmente dicho por una de ellas). Ya sabeis, una mujer que controla su sexualidad y se abre de piernas en sentido literal o figurado es una mujer peligrosa que no se deja dominar por las pamplinas machistas. Por eso hay que insultarla (puta es una profesión, no un insulto, pero bueno).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se te nota que estudiaste en un colegio de monjas, la inapelable literalidad de tu concepto y redactado así lo acredita, mona.

      Eliminar
  7. Muy buen artículo. Estaría bueno darse un poco de silencio y reflexionar sobre esto que se leyó. Sin atacar a nadie. Sin reaccionar violentamente. Ver qué se puede cambiar desde el lugar de cada uno para que la igualdad de género realmente se pueda llevar a cabo. (Si es que se está de acuerdo con ello...si se quiere que la mujer sea subordinada al hombre, entonces a defenderse bruscamente y a dar explicaciones sin sentido que no vienen al caso).
    Gisel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que no seas católica, creyente y mucho menos practicante, por que si lo eres, espero que no hayas leido las palabras del nuevo PAPA, al cual no veo ninguna critica por aqui por parte de ninguna, alomejor es que con ello si estás de acuerdo, pero no con lo que yo he expuesto, lo cual me pareceria deprimente. Pero claro, cuando no se quiere ver la realidad, "defendemos las cosas sin sentido ninguno", o al menos asi lo ven los que no quieren ver la realidad.

      Eliminar
    2. Realmente no hay más ciego que quien no quiere ver. Tú con tu actitud estás demostrando claramente lo que indica el texto de arriba. En vez de hacer un mínimo de autocrítica y reconocer la REALIDAD (que no es otra cosa), simplemente saltas a ridiculizar esa postura y tratas de rebatirlo con ejemplos absurdos bajo el nombre de hembrismo cuando, en realidad, se trata de ejemplos de machismo exagerado. Hay un problema en nuestra sociedad, y es que se llegó a un punto en que desde los poderes se trataron de llevar a cabo ciertos cambios contra los ejemplos más claros de machismo, intentando de este modo acallar las voces feministas y consiguiendo que se niegue de esta forma el machismo por parte de hombres y gran parte de las mujeres. El caso de la religión ya es un caso aparte, porque se trata de una imposición de ideas y yo ahí ya no me quiero meter, aunque por supuesto se trata del machismo elevado a la máxima potencia. Yo soy un hombre, y también pasé por esa fase de ponerme a la defensiva cada vez que alguien hablaba de actitudes machistas pero es la verdad, y cuanto más se niegue más durará.

      Eliminar
  8. Solo hay que ver como se pican algunos hombres para saber que esto es totalmente cierto.

    ResponderEliminar
  9. Jesús Sugry, el hecho de abrirle la puerta a una mujer o cederle un taxi ES MACHISMO, porque se sobre entiende en ese contexto que la mujer es más débil (nada más lejos de la realidad) y el hombre se tiene que encargar de protegerla y ser atento con ellas. Lo de que las mujeres entren en las discotecas gratis también ES MACHISMO, se las utiliza (y ellas encantadas, no conozco a ninguna mujer que decida compartir el precio de una entrada de discoteca con un tio, que las habrá, pero yo no las conozco)como reclamo sexual para que los hombres que las vean como reclamo sexual vayan a la discoteca, y eso deja de manifiesto lo que dice David en el artículo sobre que "está establecido" que las mujeres sólo pueden hacerse notar en un espacio público por sus atributos.

    P.D. (que se que te gustan las postdata)El que tiene que leer un poco más eres tú que no has encontrado el nombre del autor (que no autora).

    P.D. 2 Insisto en que el que tiene que leer más eres tú: Se llama feminismo, no hembrismo, y a veces fomentarlo es una forma de compensar el excesivo machismo establecido y que tu ves como algo normal. (se llama discriminación positiva)

    P.D. 3 No soy una tía, seguramente sea más machote que tú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se perfectamente que lo ha publicado un tal david, por lo tanto se leer, pero ello no significa que lo haya escrito él, por ese mero hecho tú no se de dónde procederias con jj,eso para empezar, para seguir te diré "machote" que no has entendido mi exposición pues lo que queria decir es que si no se quejan de una cosa(las discotecas) quejarse por la otra, que es una gilipollez, sería hipocrita. Sé perfectamente por que entran las mujeres gratis a todos esos sitios, pero todavia no he visto a ninguna poner el grito en el cielo por ello que es lo que denuncio con mi escrito, y lo siento querido amigo, pero creo que el que tiene que leer más eres tu puesto que sé perfectamente lo que digo, el feminismo es el movimiento de la mujer el cual pide la igualdad de la mujer frente al hombre, el cual respeto, el que no respeto es el hembrismo del cual veo mucho por aqui, que es el movimiento semejante al machismo, es decir la mujer está por encima del hombre, para ser tan "machote" te hacen falta algunos conocimientos básicos, y si te pones a meterte connmigo o almenos a intentarlo yo lo voy a hacer contigo aludiendo tambien a tu hombria, a igualdad de condiciones, "seguramente lo que tu llamas machote es lo que las personas normales llamamos pagafantas". Venga espero que al menos hayas aprendido algo jj, un saludo señor de las posdatas que veo que te gustan más que a mi.

      Eliminar
    2. Pero como tu no conoces a ninguna que reniegue de esas mierdas de centros de ganado a los que llaman discotecas, pues ya esta, todas putas no?
      Hombres como tu, que se creen ilustrados cultos e inteligentes, y en el fondo son lo mas carca y retrogrado que existen, aparte de egocentricos a mas no poder (no escuchas a absolutamente nadie, no has leido ni una respuesta, ni mucho menos reflexionas porque tu eres un dios no? por encima de todos nosotros) .
      En fin solo entraba a comentarte que si que existimos, las feministas que no van a discotecas por sentirse como ganado, o que rechazan todo ese sistema de privilegios por el mero hecho de ir enseñando teta, que tu no las conozcas me lo creo, pues dudo que en tus circulos retrogrados exista algo que se aleje del tipico estereotipo de mujer sumisa, el cual estas encantado de tener (quien no querria una esclava?) en fin, un saludo corazones

      Eliminar
    3. Yo creo que habría también que cobrarles a las gordas entrada en las discotecas... jejeje :) bueno, y a los feos, para no quedar como "machistas"

      Eliminar
  10. Los hombres nos sentamos un poco patiabiertos por una sencilla razon ... es que si juntamos las piernas en demasia nos pretamos los testiculos ... algo biologico y natural.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan biológico y natural como para mí mancharte de sangre la tapa del inodoro cada 28 días, o ya puestos, la cama mientras duermo. No me seas ordinario, hombre. Que sé que te es más cómodo y no me importa pero no me digas que es educado.

      Eliminar
    2. vamos, no me compares una cosa con otra, si es algo biologico, ejemplo, pocas veces veras a un hombre con las piernas cruzadas si no es sosteniendo la pierna encima de la rodilla contraria y no apoyada sobre los muslos, por que? por que sencillamente, no es que sea una imposibilidad pero es realmente incomodo. Y respecto a manchar la tapa del inodoro, si lo hubieras comparado a manchar la tapa del inodoro al orinar, pretendiendo que esto si fuera algo biologico y natural.. lo entenderia, asi me parece sacar las cosas de contexto.

      Eliminar
  11. gracias. me acabo de enamorar de tus palabras. necesitaba saber que hay varones feministas porque el camino se hace tan cuesta arriba que a veces me gustaría ser ciega, como el resto, y culpar a la enésima coincidencia...

    ResponderEliminar
  12. Me encanta encontrarme con hombres que desde su lugar se pregunten y preocupen por estas cosas.

    ResponderEliminar
  13. Qué horror, ver personas con capacidad de llegar a la raiz de las cosas, divagar con subnormalidades de esta índole. Solo os digo una cosa:
    "Las coincidencias tontas son las obsesiones de las mentes ruines" Hay gente maleducada en todas partes, pero si una mujer se siente ofendida porque el hombre que se sienta a su lado tiene las piernas abiertas mas que ella, lo que debe de hacer es ir al psiquiatra o echar un buen polvo, que falta le hace...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mujer que se queja=histérica.
      Mujer histérica=ha de ir al psiquiatra.
      Mujer que se queja=lo que necesita es un buen polvo (probablemente tuyo, que eres tan machote)

      Ah! pero yo no soy machista, eh??

      Eliminar
    2. Te recomiendo la película "Histeria".

      Donde explica como hace años se creía que la mala leche de las mujeres se debía a una mala ubicación del útero. La solución inicial eran masajes "uterinos", que no es más que masturbación.

      http://en.wikipedia.org/wiki/Female_hysteria

      La película muestra como se inventaron los vibradores para mujeres. Y es interesante en los créditos ver la evolución de los susodichos a lo largo de la historia.

      Si bien uno pudiera decir que "necesitan un buen polvo", fue más la liberación de la sexualidad de personas que estaban reprimidas y que no podían vivir su sexualidad como deseaban, y obviamente no podían encontrar en el sexo lo que los hombres de aquella época sí encontraban debido a la represión.

      De todos modos también hay muchos hombres que necesitan un buen polvo.

      Y entro en el tema de confundir sexualidad con sexismo.

      Eliminar
  14. Es cosa del físico, imagina un hombre sentarse con las piernas juntas durante largos trayectos... tendria un final un poco incomodo con probables compensas de hielo!

    ResponderEliminar
  15. He aprendido una cosa en estos años: si al hablar de machismo hay quien se siente agredido y te responde de manera agresiva (como se puede leer un poco más arriba), ¿no será que se siente partícipe de ello? Porque si a mí me dicen que soy una rubia de metro ochenta asquerosa, ni me va ni me viene, porque soy morena y más bien enana.

    Enhorabuena por abrir los ojos y darte cuenta de algo más. Tengo 29 años y llevo toda mi vida teniendo que permitir que los hombres invadan mi espacio privado en el metro, el bus, o cualquier otro tipo de transporte. Y ésta es la más pequeña de las subordinaciones que se me imponen.

    Invitaría a quien se resiste a cuestionarse la relación entre géneros a que preguntara a su madre, amigas, primas, parejas o compañeras de trabajo, sobre cómo se sienten en este tipo de situaciones. Podrían aprender mucho viendo que no es sólo cosa de unas pocas... Y por supuesto, deberían desviar la mirada y observar también, cómo a ellos se les sobreentienden determinados atributos/comportamientos incluso contra su voluntad.

    PD: Hablan de los genitales masculinos como causa "biológica", "natural". Bueno, a ver cómo se explica que yo tenga que ir con los brazos bien junticos al torso y ellos puedan sentarse bien relajados en su asiento y parte del mío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a ver, es biologico el separar un poco mas las piernas, punto, todo lo demas, es decir espanzurrarse en el asiento.. etc si es un tema de educación.

      Eliminar
  16. Hola David. Lo primero enhorabuena por el artículo. Como siempre con estos temas, la mayoría de mujeres se sienten contentas de ver que poco a poco hay hombres que nos estamos planteando nuestros priviliegios, y la mayoría de los hombres se sienten atacados. Cuando esto es así, es que lo que has ecrito ha metido el dedo en la llaga. La diferencia que se ve en los comentarios masculinos, es que a tí, como eres hombre, de momento no te han insultado, sólo te han dicho que leas más. Si fueras mujer ya serias puta, feminazi, zorra, asquerosa o culquiera de los calificativos que usamos los hombres ante este tipo de artículos o cualquiera que tenga que ver con el feminismo, sobre todo si cuestiona los privilegios masculinos.

    Lo que comentas sobre el uso del espacio público es muy interesante y da para mucho debate. No sólamente en la sociedad, sino que dentro de los grupos de hombres que existen -yo participo en uno- deberíamos tener ese debate. ¿Cómo participamos de la lucha feminista sin acaparar el espacio público que han conquistado las feministas con tanto esfuerzo? En cuanto salimos a la calle somos noticia, Uau! hombres pro-feministas reivindicando más igualdad! En seguida tenemos una foto en el periódico. Pero las mujeres trabajan día a día, luchan constantemente, y parece que sólo son noticia el 8 de marzo.
    Ánimo con el blog, hacen falta estos espacios generados por hombres que han sido lo suficientemente valientes como para leer un poco más y gritar un poco menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que haya hombres asi, que reflexionan y se plantean este tipo de cuestiones me devuelven un poquito la fe en la humanidad, gracias :)

      Eliminar
    2. Denle a este chico y al autor un premio novel!!... no es en mala onda... leer estos comentarios nos da vida y alegria y volver a confiar en el sexo opuesto, y si... nosotras unicamente estamos pidiendo algo que deberia ser nuestro pero se nos ha quitado desde tiempos inmemorables... esa "situacion de tonteria" es el granito de arena que compone el desierto machista... que no lo quieran ver ya es otra cosa, bueno que pasen buena noche ^^

      Eliminar
  17. sin duda el articulo, refleja algo que es real. Estudio arquitectura, y sin duda el espacio publico siempre es tema, sobre todo por que simboliza de manera gráfica y física las desigualdades sociales de una sociedad y por qué no el sexismo. quizás como se sientan o no las mujeres y los hombres no es tema, pero lo que sí, es totalmente discutible, es la segregación de espacios que existe en la ciudad, pensando en que existen países en donde, las mujeres no pueden frecuentar algunos lugares, pues no es "bien visto", o simplemente por temas religiosos, y así .. sin duda, hoy más que nunca debemos estar más atentos con las manifestaciones del patriarcado que están en todos lados , incluso en el tren!

    ResponderEliminar
  18. Menudas perlas majete:

    //Entre nosotros solemos comentar que es poco femenina, una "marimacho".//

    //Entonces recordé a una amiga del instituto -que por cierto hace mucho que no veo- que solía sentarse con las piernas abiertas, como si fuese un hombre. Recuerdo que al verla yo pensaba que era una marimacho (una mujer con atributos masculinos) y que era algo que realmente me molestaba. Mi inconsciente masculino se indignaba. ¿Quién coño se cree para ocupar así el espacio público? ¡Siéntate bien, mujer! ¡No ocupes MI espacio!//

    // Parece un escrito de la Falange en los años 1930 pero es la realidad "oculta" de nuestra sociedad patriarcal.//

    Me parece a mí que tu larga (y repetitiva) fumada psicológica sobre las actitudes de hombres y mujeres parte de que TÚ eres un machista descerebrado, y que acabas de llegar tú sólo a la conclusión de que eres un machista, y tratas de pelear contra tu propio yo al tiempo que nos cuelgas el mochuelo a los demás.

    Esto es como los curas con la sexualidad, aquí el único ceporro que ve machismo por todas partes, es el que cree que la mujer es un pobre animalillo tonto e indefenso al que hay que proteger constantemente.

    Yo tengo amigos y amigas que se emborrachan y nunca me ha dado por pensar que ellas deban emborracharse, contar menos chistes o sentarse con las piernas más juntas que ellos. Pero vamos, cada uno con sus ideas.

    ResponderEliminar
  19. Estoy totalmente de acuerdo con tus ideas del artículo. Lo he pensado muchas veces, pero no lo había comentado nunca. Si un hombre se sienta a mi lado, la que acaba cerrando las piernas soy yo ¡porque si no lo hago me empuja con las rodillas!

    ResponderEliminar
  20. después vuestro artículo, los hilos de un debate de facebook me llevaron hasta Marianne Wex. Interesante análisis sobre el lenguaje corporal en el espacio público.
    http://unfotonomada.blogspot.com.es/2013/03/marianne-wex-lets-take-back-our-space.html

    ResponderEliminar
  21. Un buen artículo, y sobre todo un interesante comienzo.

    Hace unos días en una conferencia internacional celebrada en EEUU se desató el "donglegate" (Buscar en google para saber más). Al parecer un par de individuos de genero masculino hablando entre ellos dijeron algo que molestó a una participante de la conferencia.

    Me da a mi, que lo que desató el huracán que acabo con un padre de familia con 3 hijos, y la afectada en el paro, fue el intentar exagerar algo sin mucha base. Y ya lo dice la frase: live by the mob, die by the mob.

    Y es que al final salieron las cosas al revés, y en vez de defender los derechos de las mujeres, se creó una imagen negativa por un abuso de nimiedades.

    Si bien el artículo es interesante para compartir, arriesga en el comienzo, y de ahí proceden la mayoría de comentarios negativos desde mi punto de vista. No se si buscando el titular interesante, o una llamada de atención. Que son dos buenos objetivos, no digo que no.

    Pero el arriesgar tan importante lucha con pequeñas tonterías puede al final costar caro, y sino que se lo digan a Adria Richard.

    ResponderEliminar
  22. Hay que ponerle FIN a la discriminación sexual de las administraciones públicas y políticas. ¡No hay que hacer distinciones de sexo! ¡No hay que exigir sexo! Hay que detener a los políticos que así hacen, promoviendo discriminaciones so pretexto de combatirlas.

    ResponderEliminar
  23. Sublime artículo, como todos los de este blog.

    Mi más sincera enhorabuena, que acompaño con la humilde petición de que pases por mi blog cuando tengas un rato libre:

    http://construyendohegemonia.blogspot.com.es/

    ¡Salud, camarada!

    ResponderEliminar
  24. Os dejo el mismo comentario que he dejado por facebook:

    No sé si os habéis fijado que los comentarios contra el artículo son todos de hombres... ahora me diréis que es una casualidad? O para colmo diréis que "como hombres os sentís atacados"? Todo hombres reduciendo el artículo a la categoría de gilipollez porque "en algún lugar me tienen que caber los cojones". Yo soy hombre y me parece absurdo decir eso.

    Creo que este artículo tiene mucho sentido y mucho fundamento, obviamente habla simplemente sobre una cuestión casi anecdótica, pero creo que considerarlo una gilipollez o incluso una mentira demuestra una gran ignorancia. Y más viniendo de gente que incluso lleva en su imagen de perfil la hoz y el martillo.

    Siento profunda lástima y desilusión cuando veo a gente de izquierdas comportarse como fanáticos, no ver delante de sus narices, despreciar la reflexión y sobre todo ir en contra de los ideales que dicen defender, simplmente porque no saben ver por su cuenta más allá de lo que les han enseñado (adoctrinado como tantos otros, realmente). Estoy acostumbrado a verlo en muchísima gente derechista, pero cuando lo veo en izquierdistas se me cae el alma a los pies... porque es con quienes creo en una posibilidad de construir un mundo mejor.

    Si alguien se siente ofendido lo siento, a mi me ofenden vuestros comentarios despectivos hacia un artículo que no reflexiona sobre otra cosa que la lucha contra el patriarcado para conseguir la igualdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has dado en el clavo del asunto: el patriarcado. Bravo, joven.

      Eliminar
    2. Bravo, aplausos para ti. Por cierto me siento muy identificada con lo que dices, el tema de que gente de izquierdas no se pare ni un momento a reflexionar deja claro el gran adoctrinamiento al que esta sometida esta poblacion llena de borreguitos, muy triste.

      Eliminar
  25. Tu artículo pone al desnudo unas cuantas evidencias (sólo la punta del iceberg) que muchos no quieren ver, la sociedad española sigue siendo extremadamente machista, más incluso que muchos países en vías de desarrollo. Este supuesto primer mundo e incluso mi amado Madrid, está plagado de vergüenzas contra la libertad de la mujer y contra la del propio hombre en nombre de la tradición y la supuesta educación como si aún nos observasen los espías de Torquemada. Una cosa es saber estar en público y tener educación desde los valores y otra muy distinta no tener respeto ante la mujer o ante los demás con independencia de su sexo. Soy de esas "marimacho" que se sube al árbol a por la pelota de los peques porque soy la UNICA madre que tiene la valentía de desafiar las formas estúlticas frente al sentido común. Claro que si me apetece, puedo asistir a una gala y guardar el protocolo mejor que cualquier idiota de los habituales oligarcas y obligarles a comer marisco con las herramientas adecuadas, en lo cual la mayoría son unos patosos y demuestran que su único motivo para estar allí es su podrido dinero robado al pueblo. Pienso sin ser enclasable y no me llenan las actividades pasivas, puedo ser la más exquisita poeta o soltar tres tacos seguidos, hablar con un diplomático y con el barrendero de la esquina con el mismo respeto (a veces con más respeto al segundo, depende), odio la prensa rosa y los cotilleos pero adoro los libros de ensayo, ciencia, política y poesía, no me gusta la cerveza y disfruto del buen vino y los refrescos, no soy puritana pero sé comportarme en las ceremonias litúrgicas de casi cualquier religión sin dejar de hacer gala de mi ateísmo, adoro cantar ópera y el baile y los practico por placer como si nadie me viese así que no me faltan parejas que se presten a ello, pero como ellos me miran y ellas también resulto un problema... y eso, todo eso y mucho más, molesta mucho a muchos, de ambos sexos. Eso sí, mi pareja me lleva del brazo con un orgullo como jamás ví a ningún hombre (salvo a mi abuelo y a mi padre) llevar a una mujer: a su lado y a la misma altura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fantastica rebatida, si señor, estoy absoluta y totalmente de acuerdo contigo, yo también soy de las Marimachos, aunque no tengo la suerte de haber encontrado un hombre que me lleve con orgullo como a ti tu marido, enhorabuena

      Eliminar
  26. Con la enfermedad del patriarcado ocurre lo mismo que con la xenofobia: apenas alguien levanta el velo de la costumbre y la apariencia, machistas y xenófobos se ponen, primero, a la defensiva y acto seguido, en evidencia. "¡No, esto no es machismo, no soy machista, es que sois todas unas zorras y -sí, a la vez- vais mal folladas!" Este tipo de triple contradicción (lo niego, lo confirmo y me contradigo) deja bien a las claras que el machismo existe, y que es algo que sólo niegan los y las idiotas que no se dan cuenta de que una caja llena de aire no está vacía, aunque no veas el aire, aunque no lo percibas, porque vives inmerso en él, lo respiras y hace falta un esfuerzo consciente para darse cuenta de en qué estás metido. Percibir es sólo el primer paso, luego hay que actuar a diario, en tu entorno, dejando de lado actitudes atávicas y poniéndolas en evidencia. Algunas de las personas que más quiero y que más me quieren (si no las que más) son mujeres. Me gustaría que fueran siempre tratadas como personas, ni como esclavas ni como objetos. Pero no basta con desearlo, seas hombre o mujer deberás luchar para cambiarlo. ¡Ah! y desde luego sería también muy agradable no volver a oír eso de: "no soy racista, los negros son muy buenos en deportes y los gitanos en música" o aquello otro de "los homosexuales son personas normales, y les respeto mientras se escondan". Pero no, resulta que tampoco el racismo y la homofobia existen en realidad, ¿verdad, queridos cenutrios?

    ResponderEliminar
  27. Bueno, en primer lugar mi comentario está tan abajo que no se si se llegará a leer, espero que si porque me gusta mucho leer los comentarios de la gente, al igual que me gusta que lean los míos.
    Vamos al caso.
    Me parece bastante feo por parte del autor/a de este texto, que se hable de modales en espacios públicos, refiriéndose al hombre como si de un animal peludo sin modales alguno fuera. Si se habla de modales, se habla de modales, pero como persona, sin diferencia de género. Es como si se publicara un texto en el que se hablara de las señoras que van por el mercado con su carro y se paran a hablar sin importarle que la gente que va detrás no pueda pasar. La educación no es una cuestión de género sino algo más social. Personalmente, y casi siempre que me siento en algún sitio,ya sea público o privado, siempre que no haya nadie al lado que pueda estorbar, me suelo sentar de la forma más cómoda posible, y no lo hago con las piernas abiertas para demostrar que tengo un buen paquete, sino que lo hago como me sale de forma innata, y seguramente hay algún factor biológico que haga que abra más las piernas que una chica. Pero eso no quiere decir que no tenga que darme cuenta de que si se sienta otra persona al lado mis piernas deberán ocupar menos espacio para cedérselo a el o ella. Lo más importante es que debemos respetarnos los unos a los otros sin distinciones y sin favoritismos, todos somos iguales en cuestión de derechos y debemos ser conscientes de que no estamos solos en el mundo. Espero que este texto calme tensiones y haga reflexionar. Un consejo para el autor/a del texto: Tus textos están llenos de tópicos un tanto anticuados, y me da la sensación de que salen de una mente conservadora, que no vela ni por el progreso ni por la igualdad. Los hombres y las mujeres del 2013 no somos los de la España anticuada que tu presentas. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Hay algún factor biológico"... así que reconoces que los hombres abren más las piernas.
      Supongo que también habrás notado que las normas de educación no son las mismas para hombres para mujeres.

      Eliminar
  28. Hola, me gustó mucho el artículo, llegué a él desde el face de "flor de Cayena" y me sorprendí gratamente de que estuviera escrito por un hombre. Muchas gracias, y me anoto en la lista de libros pendientes, el que recomendás. Saludos!

    ResponderEliminar
  29. Ok... que las mujeres entren gratis en las discos es machismo porque son usadas como cebos.. pero a pocas las he visto quejarse de eso y de invitarlas a la copa cn la entrada por el mero hecho de ser mujer, y menos aun denunciar machismo o sexismo o discriminacion hacia los hombres... ¿Doble moral?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Véte a una discoteca gay y verás si a las mujeres les dan entradas gratis o son los hombres los que no deben pagar. Además, velocidad y tocino no tienen nada que ver. Es probable que las mujeres no se quejen de que las dejan entrar gratis en la discoteca si tampoco se quejan de l.o que este artículo menciona. Somos las personas feministas las que maldeciremos y criticaremos el patriarcado. Tanto si es porqué qieren utilizarme de cebo por mis tetas en una discoteca como si me censuran porqué me follo lo que me da la gana.

      Eliminar
    2. Es que las mujeres que no quieren que las traten como objetos sexuales no van a esas discotecas, es así de sencillo.

      Eliminar
  30. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  31. Perdona por empezar diciendo que me sorprende que sea un varón el que reflexiona sobre estas cosas y las critica. Conozco muchos varones que están de acuerdo y me dan la razón cuando yo meto palos de esta manera. Pero activistas feministas varones? Pocos. Por suerte podemos apelar a Bourdieu -genial como dices- o a Poulain de la Barre o a Condorcet o a muchos otros. Te felicito por ello, aunque los varones también ganarían mucho luchando por la igualdad: las cárceles y los fracasos escolares lo demuestran. Esta masculinidad absurda también jode a los hombres. Y mucho. No he podido leer los comentarios: a partir del segundo me he puesto demasiado nerviosa viendo cuánta incomprensión e ignorancia pulula por ahí. Pero en fin, tú ya lo sabes si eres activista. Tengo dos observaciones al respecto del texto: no comparto contigo la dicotomía público/privado. El hogar no es un espacio privado. Están los balcones, por ejemplo. Están las reuniones en casa, dónde sí el comportamiento social está presente. Está el lavabo y está el comedor. Y en el ámbito público encontramos bares, que no son públicos -espacios privados- y plazas. Tiendas y calles. No existe una dicotomía entre público y privado: de hecho, con mis compañeras de piso, podemos comportarnos de determinada manera hasta que llega alguna persona que nos visita. Entonces, cambia. O puedo bajar a la tienda de la esquina a commprar una tontería sin vestirme para salir al espacio público. Público y privado se entremezclan. Además, el espacio sexuado no acaba aquí: dentro del ámbito "privado" (hogares) existe una clara distribución también por sexos del lugar. Y del tamaño: en las construcciones más viejas, sólo hace falta ver cuánto espacio se destina al salón/comedor y a la cocina; o a la habitación y al cuarto de la lavadora. Por qué, teniendo en cuenta que la ropa y la comida son tan importantes para la vida humana ocupan un espacio tan pequeño comparado con una sala de estar o un dormitorio? Porqué quiénes hacen la colada o cocinan no son varones pero quienes construyen la casa sí. Soy alta y vivo en un piso viejo: lavar los platos me destroza la espalda. Y los palos de escoba tradicionales también. Están preparados para las personas que deben realizar las tareas. Al ser mujeres, suelen ser más bajas. Por otro lado, el dato de la encuesta que ofreces sobre las bromas deberías decir de dónde lo sacas, a quién le han preguntado y en qué estudio se ha dado.
    Por otro lado el abrirse o cerrarse de piernas tiene mucho que ver con la sexualidad en el caso de las mujeres, y no lo citas en tu texto. Creo que alguna influencia tiene. Abrirse de piernas llevando una minifalda sentada en el metro no es lo mismo que si llevas pantalones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesantes las preguntas que planteas compañera y la reflexión público-privada (que tendré que reflexionar pausadamente). Solo te respondo por una cuestión significativa que aduces al incio: muy pocos activistas varones en el feminismo.

      Por mi lado y en condición de hombre (aunque me hallo en un profundo cuestionamiento de la dicotomización hombre/mujer) debo decirte que ser activista en los feminismos es complicado. Por un lado, no es fácil debatir con algunas (por supuesto no todas) mujeres sobre feminismo fundamentalmente cuando se cuestionan o abordan temas desde perspectivas teoricas distintas. No porque el debate académico-teórico no sea posible, si no porque en muchas ocasiones notas una especie de "exclusión por pene" (descripción de una compañera). Algo asi como si el hecho de ser hombre hiciese que alguna mujer supusiese una necesidad en mi de imponer mi visión en lugar de debatirla.

      Por otro lado, te encuentras que muchos grupos activistas realizan encuentros, charlas, formaciones... etc. donde las personas con pene quedan excluidos por el simple hecho de haber nacido hombres. Algo así como supeditar cualquier capacidad de transformación social a la genitalidad de cada individuo.

      Por supuesto no digo que esto sea algo diario y que ocurra en todos lados, pero mas frecuente de lo que me gustaría. Siendo hombre entiendo perfectamente la enorme represión del machismo en los hombres (y en las mujeres, claro), sin embargo cosas como estas son las que desaniman y han desanimado mucho a algunos compañeros que han se han sentido discrimados por género en colectivos que supuestamente aspiran a la igualdad de los mismos. Yo de momento no me rindo porque, por suerte, lo mayoritario en mi entorno son los espacios de igualdad total.

      Un saludo y gracias por la reflexión


      Eliminar
  32. Muy interesante y no novedosa reflexión, escasa entre el sexo masculino por cierto. A ver cuándo nos damos cuenta de que el patriarcado afecta a seres humanos por igual; a nosotras nos obliga a ser señoritas discretas con las piernas cruzadas y a vosotros a ser hombretones valientes que no pueden hablar de sentimientos.

    ResponderEliminar
  33. A ser protagonistas Mujeres, sin afán (jaja) de ser machas, sino más bien menos mochas.

    ResponderEliminar
  34. menuda tontería. Es principalmente por una cuestión biológica. Los genitales masculinos son como son, y en la medida de lo posible solemos evitar tener las piernas cerradas. Cuanto más abiertas estén las piernas más cómodo se está.

    ResponderEliminar
  35. Muy interesante el artículo. Además de lo que comentas, he notado que, en los grupos de personas que charlan de pie, por ejemplo, los hombres se sienten legitimados para acercarse más a las mujeres que a los hombres. Es curioso y dice mucho de cómo se valora a los otros.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  36. La semana pasada circulaba por la carretera , en dirección a casa , cuando vi un coche estacionado en el arcén. Apoyada en la aleta delantera se encontraba una chica , de aproximadamente mi edad , con la cara entre las manos.

    Paré y le pregunte si se encontraba bien. A ella se le iluminó la cara y me dijo que se encontraba bien , pero que había tenido un pinchazo.

    Deseándole buenas tardes , ya me retiraba hacia mi coche para continuar mi marcha , cuando me llamó y me preguntó si podría cambiarle la rueda.

    Le contesté que no era un machista y que creía que las mujeres pueden cambiar una rueda igual que un hombre. Me dijo que no lo había hecho nunca . a lo que le respondí , que hasta que tuve que cambiar la primera , yo tampoco lo había hecho nunca.

    Monté en el coche… y me abrí.

    Lo que quiero decir , es que podemos jugar con las reglas que queráis. Pero las reglas tienen que durar todo el partido.

    No se pueden criticar actitudes machistas, Roles de género , costumbres impuestas , falta de igualdad… pero pretender que te cambie la rueda el "caballero“ de turno.

    ResponderEliminar
  37. Los Mosuo viven en matriarcado, en su idioma no han existido nunca las palabras “asesinato”, “cárcel”, “guerra” o “violación”; solo que no existe la propiedad privada. El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado Federico Engels, te lo recomiendo, ya los hombres fuimos cosificados. El problema radica en la propiedad privada. http://rafaelsantandreu.wordpress.com/2013/02/25/me-voy-con-los-mosuo-extracto-del-proximo-libro/

    ResponderEliminar